viernes, 3 de octubre de 2008

Simone de Beauvoir y yo

De París a Concepción.
Simone de Beauvoir y yo.


1
Simone de Beauvoir y yo
es una pequeña historia
que yo guardo en la memoria
por lo que significó
puesto que ella me marcó
m’enseñó con su escritura
pues yo tuve la ventura
de leerle sus palabras
fue como un abracadabra
más allá de la censura.

2
La censura patriarcal
me bañaba cada día
no sabía de porfía
de mujer de vendaval
como Gabriela Mistral
m’enseñó nuevo camino
m’ignorancia así devino
lucidez e información
la escuché con atención
y brindamos con un vino.

3
La vi por primera vez
por el cerro caminando
muy segura iba entonando
sus canciones en francés
al derecho y al revés
me habló de filosofía
yo entusiasta la seguía
por aquellos derroteros
para mis tiempos primeros
era ella buena guía.

4
Se sembraban sus ideas
en el patio del colegio
para todas era regio
repensar todas las feas
enseñanzas pa’ que seas
una sumisa mujer
ella nos ayudó a ser
cuerpo d’emancipación
voces de liberación
y ojos pa’volver a ver.

5
Ojos para ver clarito
y cerebro pa’entender
desde la piel promover
desparpajo al infinito
al leer yo sus libritos
sus historias m’encantaban
sus recuerdos me colmaban
de valor para vivir
delicioso su elixir
en mí se desparramaba.

6
Pa’ mirar con nuevos ojos
y con nuevo entendimiento
aprender que si disiento
no es para cerrar cerrojos
sino pa’ ponerle anteojos
a una sociedad machista
porque ahora yo estoy lista
pa’ luchar por mis derechos
caminando largo trecho
nos legó su larga vista.

7
Y me dio Simone su ejemplo
para amar con libertad
sin partir por la mitad
ni rezar en ningún templo
su coraje yo contemplo
en su libre juventud
también en su plenitud
regalóme su prestancia
frente a una cultura rancia
aprendí de su inquietud.


8
Que el amor no puede ser
un mal ni un mortal peligro
yo la escucho y mucho vibro
quiero dejar de temer
volver con ella a creer
que amar es la divertida
amplia puerta de salida
al jardín de lo soñado
amor dulce y bien salado
que será fuente de vida.

9
Después nos reencontramos
en la universidad
pa’decirte la verdad
en el piso nos sentamos
y de todo allí charlamos
preguntando a la existencia
de dónde sacar paciencia
pa’estudiar tantos señores
encendimos los motores
pa’escribir con elocuencia.

10
Ay! Simone qué linda eres
le decía yo con ganas
el saber que desparramas
entre tantos pareceres
como aquella diosa Ceres
muy erguida con turbante
tu mirada rutilante
yo te creo los suspiros
lo que escribes en papiros
tus certezas deslumbrantes.

11
Tu certeza tan serena
de vivir entre varones
sin coserles los botones
ni servirles tú la cena
escritora tú en la escena
pensadora diligente
enseñándole a la gente
vas de igual a igual con ellos
y no evitas los destellos
de madame inteligente.

12
Con aguda certidumbre
vas sutil desmenuzando
la cultura y azuzando
que encendamos bien la lumbre
que nos lleve hasta la cumbre
de una sociedad más justa
una que a todas nos gusta
donde ser mujer es oro
nuestro cuerpo un gran tesoro
y ya nada nos asusta.

13
Yo la veo ser valiente
y no dar explicaciones
sí caer en tentaciones
y charlar con la serpiente
así supo ser simiente
pa’generaciones muchas
son las voces que tú escuchas
por las calles van cantando
su placer enarbolando
activistas hoy muy duchas.

14
Es Simone un referente
muy crucial en nuestras vidas
fue una hermosa salvavidas
de mirada diferente
con su lápiz inclemente
sin temor a las injurias
develó todas las furias
que agolpadas en el pecho
develaban el estrecho
patriarcado y sus penurias.

15
Fulminante patriarcado
que oprimía y hoy oprime
ya no sé ni cómo vine
a ponerme d’este lado
el machismo develado
por Simone fue tan certero
fue más claro que un lucero
por montones la seguimos
luego nos desinhibimos
con ella llegué primero.

16
Llegué pronto a comprender
que mi cuerpo no es destino
que mi cuerpo es el camino
que le dé yo a emprender
y que tengo yo el valer
de la humana condición
ser valiosa no es opción
el aborto es un derecho
al poder hay sólo un trecho
vino siendo mi opinión.

17
La encontré luego en París
caminando por Montmartre.
junto a ella iba un tal Sartre
y decían que feliz
se tomaban un anís
casi como enamorados
se comían los helados
fríos nieves del invierno
se diría casi eternos
juntos acaramelados.

18
Yo crecía tras tus pasos
tras tu gracia y fortaleza
me agarraba la cabeza
pa’entender mejor los lazos
q’explicaban los escasos
beneficios para mí
por haber nacido así
y criada como niña
me perdía yo en la viña
mientras te leía a ti.

19
¿Quieres ser una Beauvoir?
casi llego al manicomio
digo adiós al mártirmonio
me despojo del ajuar
así puedo yo evaluar
con aguda discrepancia
ante l’academia rancia
muchas posibilidades
cultivo mis facultades
y amo con toda mi ansia.

20
Con mi ansia y rebeldía
con pañuelos en el pelo
tan vivaz como mi anhelo
es m’ impulso de porfía
junto a ti la poesía
crece como un manantial
como tú seré frugal
y valiente por demás
no me importa si quizás
crean que estoy muy local.

21
Porque si eres feminista
sueles tú pasar por loca
que te calles bien la boca
te dirá cada fascista
y ni hablar de los clasistas
que te humillan por ser pobre
porque no tienes ni un cobre
no me importa porque valgo
la riqueza con que salgo
y ya vamos siendo el doble.

22
La Beauvoir abrió un camino
en mi vida para siempre
me lo dio para que siembre
con confianza lo que opino
así es como yo afino
mi carrera d’escritora
de maestra, profesora
y filósofa por ratos
en el techo con los gatos
una gata con su cola.

23
Esta historia ocurre en Chile
cuando no había internet
me pregunto yo si usted
tiene huso pa’ que hile
geografía que imagine
dictadura militar
también ganas de soñar
con transparencia profunda
pa’que aquí nadie se hunda
todas vamos a volar.

24
Y todo esto viene siendo
sólo una historia más
te la cuento por si vas
por el mundo sonriendo
si a Simone tú vas leyendo
en la escuela o la cocina
que lo sepa tu vecina
tu mamá, tu compañera
que es enseñanza señera
para lo que se avecina.

25
Que fue en Chile y en el sur
no sé cómo esto se explica
si acaso con letra chica
las ideas van de tour
desde Europa al Polo Sur
las palabras van viajando
aquí vamos contestando
por todo el cyber space
es famosa como veis
la Simone voy decimando.

26
Ya con ésta me despido
hablo desde Concepción
lucho con el corazón
es turqueza mi vestido
ya se ha ido el tiempo ido
nunca nada se acabó
sólo ya se transformó
tómala como agua’e menta
esta historia que hoy te cuenta
la Simone Beauvoir y yo.



carmen durán

2 comentarios:

Natacha dijo...

Excelente!!!.
Felicito a la autora y me alegro de la casualidad que me llevó a esta página, para deleitarme con una historia que es tambien la mía y de muchas.

una de nosotras dijo...

hola natacha
gracias por felicitarme
y por la casualidad
muchas somos en verdad
¡me hace bien comunicarme!